Artículos de Medicina 21


Alergias de verano
28 de junio 2017
Aunque el verano suele ser una época más tranquila para la mayoría de los alérgicos, durante la estación del calor también existen elementos alérgenos: picaduras de insectos y medusas o exposición a los rayos del sol.

Verano y alergias
Con la llegada del verano, los alérgicos a los ácaros del polvo y al polen suelen experimentar una mejoría: la menor humedad del aire hace que el número de ácaros descienda, y el número de plantas que emiten polen es menor. No obstante, existen otros tipos de alergias como el sol, el cloro o las medusas que se recrudecen durante los meses de más calor.
 
A continuación enumeraremos una lista de posibles alergias veraniegas:
 
· Polen. Los alérgicos a la parietaria judaica, también conocida como maleza del asma por la gran cantidad de casos de alergia que provoca, suelen verse más afectados durante los meses de verano.
 
· Sol. Existen cuatro tipos de reacciones alérgicas al sol. la Erupción polimorfa lumínica (ELP), el prurigo actínico (una variante hereditaria de la anterior), erupción foto-alérgica (reacción al protector solar que se esté empleando) o urticaria solar (la más rara de todas, y la única que puede ser calificada de verdadera “alergia”). Provoca urticaria en las partes de la piel afectada y aparece de forma inmediata, al cabo de minutos de producirse la exposición al sol.
 
· Insectos. Durante el verano los insectos se muestran más activos. Las personas alérgicas a la picadura de abejas y avispas deben extremar las precauciones: una persona alérgica que sufre una picadura de abeja puede sufrir un choque anafiláctico. Los síntomas son vómitos, diarrea, aparición de ronchas por todo el cuerpo, mareos.
 
· Cloro. Durante el verano acudimos con mucha más frecuencia a las piscinas. En realidad, no existe la alergia a este producto; lo que ocurre es que el cloro provoca irritación a las personas que padecen dermatitis atópica. Es decir, no es un alérgeno por sí mismo, pero sí que puede empeorar las condiciones de algunos pacientes.
 
· Frío. Algunas personas padecen lo que se denomina alergia al frío, que provoca mareos o pérdida del conocimiento. Conocida como urticaria a frigore, es una reacción de la piel a estímulos fríos como viento, bajas temperaturas, ingerir bebidas o alimentos fríos o inmersión en agua helada que provoca picores, fiebre, malestar o incluso dificultad respiratoria. Afecta casi siempre a adultos y tiene un patrón hereditario. Aunque es más frecuente en invierno, en verano también pueden darse casos provocados por nadar en agua fría o por ingerir líquidos fríos.
 
· Medusas. Aunque es un tipo de alergia poco frecuente, algunas personas tienen reacciones alérgicas a la picadura de medusa. La reacción suele ser similar a la de una persona alérgica a la picadura de abejas.



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.